• +569 65181303 /
  • contacto.agugu@gmail.com

Menu

Carro

El carro de compras está vacío. Puedes volver y comenzar a agregar productos.

Blog

Verano seguro

2021-01-15 03:27:44 UTC

Verano seguro

Por regla general, la recomendación principal siempre será no perder de vista a nuestros hijos para evitar accidentes acuáticos. Sin embargo, existen otros consejos que son útiles para disfrutar de un verano seguro con nuestros niños.

Con la llegada de las altas temperaturas del verano, se da inicio a la temporada de piscinas y playas. Está época es de alto riesgo para los menores, sino se toman los resguardos y protecciones adecuadas. Según el Informe Mundial sobre los Ahogamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños de 1 a 4 años tienen los más altos índices de ahogamiento. Al respecto la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda los siguiente:

Vallas para piscina:

Este sistema de seguridad es necesario en todo tipo de piscinas, es decir, enterradas o armables. Idealmente esta debe tener más de 1 metro 35 cm de altura, ya que un niño de cuatro años, puede escalar ese tamaño. Se ha demostrado que es una de las formas más eficaces para prevenir el ahogamiento de niños pequeños.

Evitar el uso de los flotadores:

Es mejor no utilizarlos, pues crean una falsa sensación de seguridad. En su reemplazo, opta por un chaleco salvavidas que tenga protección para la cabeza, que le permita flotar, adaptado al peso, talla y edad del menor.

Teléfonos de emergencia a la vista:

No olvidar guardar los números en un lugar visible, e instruir a la familia ante un eventual episodio.

Otras precauciones a tener en cuenta:

Una de las recomendaciones más importantes a tener en cuenta es que nuestro pequeño o pequeña debe ingresar siempre con los padres o un adulto responsable que no se separe de él. Cuando decimos siempre es siempre, cualquier descuido puede provocar más de un mal rato. Además, es muy importante evitar cualquier episodio dado que limitará la confianza que tendrán nuestros hijos a la hora de intentar aprender a nadar con naturalidad.

Cuidado con los bordes de las piscinas ya que estos son resbalosos.

Cerrar las vallas de seguridad, suena evidente pero no por ello menos importante.