• +569 65181303 /
  • contacto.agugu@gmail.com

Menu

Carro

El carro de compras está vacío. Puedes volver y comenzar a agregar productos.

Blog

Mafalda y la igualdad

2020-10-11 19:26:09 UTC

Mafalda y la igualdad

Seamos más mayores o más jóvenes seguramente todos tengamos en mente a Mafalda. Una niña de seis años protagonista de multitud de tiras cómicas conocidas por ser capaces de provocar en aquel que las lee alguna que otra sonrisa, al mismo tiempo que lo hace reflexionar acerca de muchos aspectos de la vida.

Hace unos días nos llegaba con pena la noticia de la muerte a los 88 años de Quino, el creador de tales ilustraciones. Pero, aunque Quino se vaya, Mafalda se queda. Y por eso, con el objetivo de recordarle, hemos hecho una recopilación de algunas de las mejores viñetas que resultan muy interesantes por el contenido de sus mensajes.

El popular personaje creado por el dibujante Quino era una ferviente defensora de la igualdad. Hemos seleccionado sus mejores tiras cómicas sobre el tema para que se las transmitas a tus hijos e hijas. En ellas hay grandes enseñanzas sobre educación, autoestima y tareas domésticas, entre otras.

Es cierto. Educar en la igualdad sigue siendo una difícil tarea en nuestra sociedad. Pese a que en todos (o en casi todos) los estamentos la palabra igualdad de género ha ido adquiriendo la importancia que le corresponde, en la práctica la educación que damos a nuestras hijas sigue difiriendo muchas veces de la que damos a nuestros hijos.

Para invertir esa tendencia y hacer posible una educación en igualdad, no solo las escuelas tienen un papel fundamental que desempeñar. También lo tiene la familia y la actitud que los padres adopten en el hogar.

Mejorar la educación en la igualdad desde las guarderías, los colegios, los institutos o las universidades requiere eliminar los prejuicios y las ideas preconcebidas.¿Cómo? Fomentando el pensamiento crítico entre los alumnos para que puedan hacer frente a determinadas generalizaciones en las que las mujeres siempre salen perdiendo. En ese sentido, es importante que desde las aulas se haga hincapié en que todos pueden hacer de todo. Esto significa enseñar a niños y niñas que todos pueden hacer todas las tareas dentro de sus posibilidades.

Otro gran reto al que se enfrentan los profesores para educar en la igualdad es el de evitar el acceso a los estímulos sexistas. Y es que a diario los niños están sometidos a un bombardeo continuo de estímulos, no todos ellos deseables. Para evitarlos, es importante impedir una sobreexposición a esos contenidos y desarrollar un pensamiento crítico para que puedan enfrentarse a ellos con sus propias ideas.

Usar el juego como una herramienta con la que educar en la igualdad, fomentando los juegos inclusivos, en los que los roles masculino y femenino no intervengan y los equipos mixtos es otra de las opciones de los docentes para que niñas y niños se vean como iguales y no los unos por encima de las otras.

Eso sí, la educación en la igualdad no es solo cosa de la escuela. También nos jugamos mucho en casa, donde tendremos que dar ejemplo apostando por un clima de equidad, por una atmósfera en la que las tareas domésticas no sean única y exclusivamente responsabilidad de mamá sino de todos los miembros de la familia.

En este sentido, es también importante que nuestros hijos comprendan que no hay ni cosas de niños ni cosas de niñas. Es decir, que los camiones y los coches no tienen por qué ser solo para los niños, de la misma manera que una muñeca no tiene por qué ser solo cosa de niñas. Todo puede ser un juguete para todos y en todos ellos habrá que tener en cuenta si sirven para su diversión y desarrollo. Nada más.

Por supuesto, esto se extrapola a las emociones. Se acabó eso de que los hombres se enfadan, pero no lloran. Enfadarse no es más masculino que llorar y llorar no es más femenino que la asertividad de explicar lo que se siente. Son todas emociones válidas y nuestros hijos e hijas tienen derecho a sentirlas y expresarlas.

A simple vista cambiar esa forma de entender el papel de cada uno en la familia puede parecer una tarea titánica para aquellas unidades familiares que no lo hayan puesto en práctica, pero desde aquí les animamos a hacerlo para que sus hijos e hijas puedan ser en un futuro adultos que se respeten y se miren como seres iguales con derechos a las mismas oportunidades.

Sobre la igualdad entre hombres y mujeres

"En esta familia no hay jefes, somos una cooperativa". Así de claro lo tiene Mafalda

Sobre la importancia de la educación de la mujer

Sobre la discriminación de la mujer en la historia

Sobre compartir las tareas domésticas

"Mamá, ¿qué te gustaría ser si vivieras?".

Por si aún no quedó claro, el cuidado de nuestra casa es una tarea de todos, colaborando unidos.

Sobre el feminismo

"Mamá, ¿vos qué futuro le ves a ese movimiento por la liberación de la mujer... No, nada, déjalo".

Por suerte, vamos caminando a una sociedad diferente.