• +569 65181303 /
  • contacto.agugu@gmail.com

Menu

Carro

El carro de compras está vacío. Puedes volver y comenzar a agregar productos.

Blog

Los bancos de leche

2020-05-02 01:08:19 UTC

Los bancos de leche

A estas alturas de sobra es sabido que la leche materna es el mejor alimento para un bebé, además de contener los nutrientes necesarios, favorece el vínculo afectivo madre-hijo, el crecimiento y desarrollo intelectual del niño, disminuye el riesgo de infecciones gastrointestinales y respiratorias y previene del desarrollo de alergias y el síndrome de muerte súbita del lactante. Hoy en www.agugu.cl hablaremos acerca de la donación de leche materna y la existencia de Bancos de leche, los cuales son todavía un elemento poco conocido en nuestro país. Además, compartiremos con ustedes algunos tips para poder almacenar leche.

Un banco de leche materna es un centro especializado responsable de la obtención de leche humana con el fin de recogerla, procesarla, almacenarla y dispensarla con todas las garantías sanitarias a cualquier niño que la necesite bajo prescripción médica. Su objetivo es asegurar la alimentación con leche materna a todos los prematuros o neonatos que lo necesiten por indicación médica y que por diversos motivos sus madres no pueden producir suficiente leche para alimentarlos. Además entre sus funciones está la de concientizar a la sociedad sobre la importancia y el valor de la lactancia materna, promocionándola y apoyándola.

El proceso es sencillo, primero las madres donan su leche, luego se realizan exámenes exhaustivos para descartar cualquier enfermedad infecciosa que pudiese alterar el proceso. Se han desarrollado guías para la obtención y manejo de leche humana donada segura, que incluyen una detallada evaluación de factores de riesgo en la donante, evaluación serológica de patologías virales, pasteurización y trazabilidad de la leche administrada.

¿Quién puede ser donante de leche materna?

Todas las madres sanas, que tienen unos hábitos saludables y que están lactando satisfactoriamente a sus hijos pueden hacerse donantes de leche. Siempre y cuando, no interfiera en la óptima nutrición de su hijo.

¿Cómo funciona un banco de leche?

Una vez en el Banco, la leche donada se descongela a 4ºC y se realiza un estudio microbiológico para descartar aquellas muestras que estén contaminadas. Como la leche materna tiene una gran variabilidad nutricional dependiendo de la hora, del día y de la semana de lactancia que sea, también se realiza un análisis de macronutientes para conocer el contenido de energía, grasas, proteínas y lactosa de la leche. El procesamiento de la leche incluye la pasteurización para eliminar las bacterias contaminantes y asegurar la ausencia de virus. Después de este proceso, se etiqueta, se congela y se almacena para su distribución.

¿A quién va dirigido?

La distribución de la leche siempre se hace bajo prescripción médica. Los receptores habituales son todos los prematuros con una edad gestacional menor a 32 semanas y un peso al nacer por debajo de a los 1.500g, que no pueden recibir leche materna suficiente de su propia madre. También los bebés con intervenciones quirúrgicas, enfermedades infecciosas, trasplante de órganos, cardiopatías congénitas… Cuando no hay leche suficiente para todas las solicitudes, se prioriza en base a la necesidad, a la gravedad del diagnóstico o a la posibilidad de otros tratamientos.

¿Es segura la Leche de Banco?

Sí, siempre es segura. Debido al estricto control de los Bancos, la leche de donante es un producto seguro en cuanto al riesgo de transmisión de infecciones. También están garantizadas sus propiedades nutritivas e inmunológicas.

Es muy importante recordar, que los Bancos de Leche Materna son organizaciones sin ánimo de lucro que no comercializan la leche materna ni obtienen ningún beneficio económico. En Chile, aún nos encontramos en una etapa inicial destacando el banco del hospital sotero del río. Sin embargo, se espera que estos bancos se multipliquen tras la aprobación del proyecto de ley de protección a la lactancia materna durante el año pasado.

Pasos para crear tu propio banco de leche en casa

Disponer de un banco de leche congelada será primordial para garantizar la lactancia continuada una vez que la madre deje de producirla de manera natural. Existen bancos que te permiten guardar la leche pero, ¿qué tal si creas el tuyo propio sin salir de casa?

Aunque la OMS recomienda la lactancia hasta los dos años de edad, lo cierto es que el número de madres que mantiene la lactancia pasados los seis meses de vida del bebé es bajo a nivel mundial.

El motivo principal de esta caída de los datos es la dificultad para conciliar la vida laboral y familiar una vez que la madre tiene que reincorporarse al trabajo. A este se une la baja producción de leche materna pasada esa fecha.

Para cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, una de las mejores opciones es recurrir a un banco de leche, es decir, un sitio donde podremos tener almacenada la leche materna para que, llegado el momento de volver al trabajo o de la baja producción, podamos disponer de ella para seguir amamantando al pequeño hasta que este cumpla los dos años. Y es que, la leche materna puede mantenerse congelada durante seis meses sin perder ninguno de sus nutrientes o propiedades.

Aunque existen bancos a nivel mundial que guardan la leche materna, crear uno propio desde casa es sencillo. Lo único que hay que hacer es atender muy bien a las normas estrictas de higiene de la extracción, con el fin de que la leche guardada conserve todas sus propiedades intactas durante los siguientes seis meses.

Para conseguir hacer un banco de leche casero con garantías de éxito, te recomendamos seguir las siguientes indicaciones.

Cuidado con las medidas de higiene previas

Hay que prestar especial atención a este punto, pues de él dependerá el estado en el que se guarde la leche: la madre deberá hacer la extracción en un entorno higiénico y lavarse bien las manos con agua y jabón antes de comenzar. En caso de usar un sacaleches, se aconseja esterilizar todas sus piezas antes y después de cada uso.

Además, es aconsejable lavar los pechos antes de la extracción o, en su defecto, pasar un paño suave humedecido por encima.

En cuanto al sitio donde se guardará la leche (tanto el congelador como los recipientes), habrán de estar y mantenerse bien limpios.

¿Cómo guardar y congelar la leche?

La leche materna recién extraída aguanta unas cuatro horas a temperatura ambiente, así que si no se tiene previsto consumir en este periodo, lo mejor es guardarla en el frigorífico o en el congelador. En cualquiera de las opciones, será bueno apuntar la fecha de extracción e ir consumiendo la más antigua para garantizar que los nutrientes se conserven.

A la hora de congelar la leche, lo recomendable es no llenar los recipientes al máximo de su capacidad, si no dejar un cuarto libre a fin de que, en caso de que el líquido se expanda, no se rompa.

¿Cómo descongelarla?

En cuanto a la descongelación, se recomienda que para desperdiciar la mínima cantidad de leche posible, las mamás tengan en cuenta la cantidad que el niño consume en cada toma y guarde esa cantidad exacta en cada bolsa o recipiente. Además, para que no pierda sus propiedades, habrá de hacerse en el frigorífico (donde tarda aproximadamente 12 horas en descongelar por completo): nunca a temperatura ambiente, ni en el microondas ni al sol.

Una vez descongelada, la leche materna aguanta dos horas a temperatura ambiente y hasta 24 horas en el frigorífico. ¡Eso sí! En ningún caso se puede volver a congelar la leche que ya se ha descongelado por motivos de higiene y de salud.

Por último, una vez descongelada la leche tendrá un olor diferente pero, si se han seguido todas las pautas de higiene, no debería haber ningún problema mayor.

¿Hay que calentarla?

Aunque los bebés suelen tomar la leche a temperatura ambiente, se puede calentar hasta un máximo de 37º, ya que lo mejor es tomar la leche con una temperatura que se parezca a la corporal.

Para hacerlo, se puede usar un calientabiberones o sumergir el recipiente descongelado en agua tibia. Recordamos: no debes añadir leche a temperatura corporal a la leche ya congelada porque perdería propiedades y podría ser perjudicial.