• +569 65181303 /
  • contacto.agugu@gmail.com

Menu

Carro

El carro de compras está vacío. Puedes volver y comenzar a agregar productos.

Blog

¡Jugar y aprender!

2020-02-07 21:30:55 UTC

¡Jugar y aprender!

Todos los padres nos planteamos cómo acertar cuando hay que escoger un juguete para nuestros hijos. Sin duda, esta no es una tarea tan sencilla como parece. Por eso, en Agugú Baby Store te contamos la importancia del juego y te damos algunas pistas para elegir el mejor juguete en función de las necesidades de tu bebé.

En primer lugar, es importante mencionar que los mejores juguetes no son los más caros, sino los que proporcionan más tiempo de juego y se adaptan a los gustos, el carácter y el momento evolutivo del niño. Y recuerda: son necesarios para el desarrollo del pequeño, pero no eximen a los padres de jugar con sus hijos.

Los juegos tien un rol clave para el desarrollo de los niños y niñas. Los juguetes, además de entretenerlos, pueden estimularlos y ayudarlos a desenvolverse. Contribuyen a su formación física e intelectual, en áreas como la motricidad, percepción, lenguaje, conocimiento, memoria y creatividad.

A través de los juguetes que eligen y cómo los usan, los niños reflejan su personalidad y manifiestan sus temores, deseos y la forma de ver la realidad que les rodea y en la fantasía sus deseos de modificarla.

La educación del juego es fundamental para la socialización, la solución de conflictos de carácter y el establecimiento de relaciones: los niños aprenden en el juego a conocerse, a conocer sus límites físicos, sus niveles de tolerancia a los otros, sus rutinas de participación, sus capacidades y sus habilidades particulares. La proyección social de la afectividad se da a través del juego, en el compartir juguetes, esperar su turno, aprender a ganar y a perder, respetar reglas e ir superando progresivamente su egocentrismo.

Lo importante es el juego, no el juguete en sí. Si un niño no tiene juguetes, usará cualquier elemento que tenga a mano para inventar un juego.

Es importante observar al niño y ver cómo juega para detectar la carencia que se desee estimular o fortalecer. Por ejemplo, un niño criado en departamento, probablemente necesitará un rodado; un niño más agresivo tal vez requiera una mascota para desarrollar su lado afectivo. También se puede estimular la actividad intelectual con juegos grupales de salón o el sentido de integración y colaboración con elementos deportivos.

Cada edad implica una etapa de desarrollo específica que tiene sus propios requerimientos de estimulación. Si un juego es demasiado avanzado para la edad del niño, éste se frustrará. Por el contrario, si el juego corresponde a un nivel que ya superó, probablemente se aburra. Hay que tener presente la manualidad, el tamaño y la fuerza de los niños para elegir un juguete.

Pero, ¿Cuáles son los valores pedagógicos de nuestros juguetes?

Habilidad Manual

La habilidad manual se empieza a desarrollar aproximadamente desde los 6 meses, que es el momento en que los pequeños empiezan a coger objetos, hasta los 6 años cuando ya son capaces de hacer movimientos pequeños y precisos con las manos.

Una de las razones por las que damos importancia a ésta habilidad, es porque a través de la destreza manual los pequeños serán capaces de coger el lápiz correctamente y perfeccionar sus trazos en el papel, ayudándole a que poco a poco su escritura sea más limpia y legible.

Entre estos juguetes encontramos aquellos que impliquen manipular piezas y que ayuden a mover las manos y los dedos cada vez de forma más controlada. Ejemplos: juegos de construir y apilar, juegos de ensartar piezas, vestir y desvestir muñecas, moldear plastilina, hacer collages, entre otros.

Motricidad Global

La motricidad global, o también llamada gruesa, se refiere al control de los movimientos musculares generales del cuerpo. Estos movimientos son los que poco a poco ayudaran a los pequeños a controlar su cuerpo como por ejemplo sosteniendo la cabeza cuando son bebés, empezando a gatear, dar sus primeros pasos, saltar, correr….

Para estimular esta capacidad necesitamos juguetes que inviten al pequeñ@ a estar en movimiento y a desarrollar la precisión y coordinación de sus movimientos. Algunos ejemplos serían arrastres, gimnasios, andadores y correpasillos, triciclos, bicicletas, pelotas, entre otros.

Coordinación Ojo-mano

La coordinación ojo-mano se desarrolla especialmente en actividades donde se utiliza de manera simultánea ojos y manos (o dedos). Normalmente son actividades en las que se debe trazar una línea uniendo puntos, pintar un dibujo, hacer puntería, enhebrar una aguja...

Son juegos donde los pequeños deben tener una  percepción visual del espacio que disponen para realizar la tarea, por ejemplo no deben pasarse de la línea cuando pinten o cuando lancen un objeto deben hacerlo con un movimiento y una dirección determinada para hacer diana.

Algunos ejemplos serían: encajables, juegos de puntería, juegos para aprender caligrafía, tangram, el uso del ratón en el ordenador, juegos con raquetas...

Razonamiento

Entendemos por razonar la capacidad para resolver problemas o retos planteados en una actividad. Por ejemplo, necesitarán poner en marcha toda su mente cuando tengan que resolver operaciones, ordenar las letras de las vocales, tengan que relacionar las frutas con sus colores o hasta cuando les pregunten por qué en cierta imagen el protagonista no está actuando correctamente.

En definitiva, serán todos aquellos juegos que requieran pensar de forma más o menos elaborada. Algunos ejemplos serían: juegos de asociar y relacionar parejas, de diferenciar formas o colores, juegos de ordenar secuencias, el tres en raya, todo tipo de puzzles...

Lenguaje

El lenguaje es nuestra vía de comunicación y, sobretodo, nuestra forma de entender el mundo y lo que nos rodea.

Toda comunicación puede ser verbal y no verbal, por ejemplo, el pequeño utiliza el lenguaje verbal cuando hace sus primeros sonidos, chillando, riendo, cuando dice sus primeras palabras. En cambio el lenguaje no verbal es aquel en el que no se utilizan palabras ni sonidos, es decir, se trata del llamado lenguaje corporal como son las expresiones, los gestos y ciertos movimientos con el cuerpo que transmiten algún mensaje.

A través del lenguaje los pequeños podrán poco a poco aprender, conocer su entorno, comunicarse y establecer relaciones con los demás. Por ejemplo serían: juegos de mímica, juegos de letras y vocabulario, juegos de preguntas y respuestas, los juegos de simulación (ya que imitan y dicen lo mismo que los mayores)...

Imaginación

Podemos decir que la imaginación es la capacidad de nuestra mente para representar una imagen, unos sonidos, personas y hasta una situación concreta. Pero estas representaciones no sólo son de experiencias y aprendizajes pasados sino que, además, estas representaciones también pueden ser no reales o nunca vistas.

Es decir, a través de la imaginación los pequeños también pueden llegar a representar animales nunca vistos, monstruos, pueden imaginar la casa donde les gustaría vivir de mayores o hasta imaginarse a ellos mismos vestidos de superhéroes y con poderes increíbles.

Por eso, algunos de los juguetes que ayudarán a desarrollar la imaginación de los pequeños serían: cuentos, juguetes de simulación, coches y circuitos, juegos de relacionar siluetas, juegos de manualidades... y muchísimos más, ya que la imaginación siempre es y será un ingrediente clave en el juego infantil.

Creatividad

La creatividad es poner en práctica la imaginación, es decir, es cuando el pequeño coge todas sus ideas y las aplica en una hoja de papel, en unas piezas de construcción, en la resolución de un problema... de forma original y novedosa.

Además, la creatividad es muy importante para la autoestima de nuestros pequeños, para ellos y ellas es una forma de expresarse, de sentirse libres con lo que hacen y de mostrarnos su personalidad. Por lo tanto, es una tarea individual en la que nuestro papel no se basa en decirle qué hacer o como hacerlo, sino en reconocer y apoyar todos sus méritos.

Por lo tanto, serán todos aquellos juguetes que ayuden a los peques a inventar, imaginar y crear situaciones y objetos propios. Ejemplos: juguetes de construcción, juegos de experimentación, juegos de mímica, pinturas, plastilina, mosaicos, entre otros.

Aprendizaje

Jugar es una actividad necesaria, placentera y divertida, pero si a demás le sumamos valores educativos y didácticos les resultará mucho más fácil aprender nuevos conceptos y habilidades mientras se divierten.

Tal y como indica su nombre se trata de aquellos juegos y juguetes donde se incluyen contenidos curriculares y de carácter didáctico. Actividades que pueden servir como estímulo así como de refuerzo para aquellos aprendizajes básicos en la escuela.

Algunos ejemplos serían: juegos para aprender a sumar y restar, juegos que transmiten valores de respeto hacia la naturaleza y la diversidad, juegos de música, de lenguaje… y, en general, todos los juegos que ayuden a aprender cualquier contenido de forma amena y lúdica.

Memoria

Podemos definir la memoria como el proceso de registrar, almacenar y recordarun conjunto de imágenes, ideas, sonidos, sentimientos...

La memoria se manifiesta desde edades muy tempranas, pero en los primeros meses se trata más bien de un proceso sensorial y de corto plazo. A medida que los pequeños van creciendo sus recuerdos serán más significativos, sus relaciones más complejas y hasta el aprendizaje y la memoria irán unidos de la mano, ya que para poder aprender deberán relacionar y reelaborar la información que ya saben con los contenidos nuevos que les enseñemos.

De esta forma, algunos de los juegos que ayudan a potenciar la memoria serían: juegos de parejas, todo tipo de puzzles, juegos de resolver operaciones, de relacionar o encontrar objetos...

Orientación Espacial

La orientación espacial es una habilidad muy útil para moverse y situarse dentro del espacio. Además, también es necesaria para actividades tan comunes como escribir recto, leer, diferenciar entre derecha e izquierda y, en general, situar los objetos y orientar nuestros movimientos en el espacio que nos rodea.

Los pequeños aprenderán a orientarse cuando se les pida que se toquen la nariz con la mano derecha o empiecen a moverse a toda marcha con su andador arriba y abajo, evitando los obstáculos que puedan encontrar en su camino.

Algunos ejemplos para favorecer su orientación espacial serían: juegos de geometría, hacer rutas con brújulas, practicar cualquier deporte, desplazarse con coches o bicicletas, dibujar, hacer un tangram o un puzzle, entre otros.

Causa-efecto

A edades bien tempranas los pequeños sienten curiosidad por todo lo que les rodea, quieren tocar todo aquello que está a su alcance y explorar cualquier objeto con sus cinco sentidos.

Es gracias a este impulso que pueden empezar a conocer la llamada causa-efecto de sus actos. Por ejemplo, si tocan un botón del juguete y éste hace una melodía relacionarán su acto con el resultado, de esta forma, la próxima vez que quieran escucharla sabrán qué deben hacer.

A medida que los pequeños vayan creciendo, esta comprensión será más compleja y a través de juegos experimentales podrán llegar a conocer la respuesta de muchos de los interrogantes que pasen por sus cabezas: cómo se vuelve el agua hielo, por qué algunos imanes se repelan... Así pues, algunos ejemplos de estos juguetes serían: sonajeros, xilófonos, juegos de experimentos, circuitos de bolas y canicas, encajables, entre otros.

Estimulación sensorial

La estimulación sensorial es fundamental durante los primeros años de vida. Cuando los pequeños ponen a prueba sus 5 sentidos pueden conocer y relacionarse mejor con su entorno. Esto se debe a que su cerebro recibe mucha más información del objeto con el que se está relacionando. Por ejemplo, podemos darles una pera para que la toque y notará que es suave, verá que es verde y si le hacemos probar sabrá que es dulce.

En un momento su cerebro irá organizando y relacionando todas estas características para poder conocer mejor todo lo que le rodea y, según la experiencia y sensación que se lleve, sabrá cómo interactuar con el objeto o persona en un futuro. Por lo tanto también empezará a desarrollar sus gustos y preferencias.

Algunos de los juegos y juguetes que ayudan a estimular los sentidos de los pequeños podrían ser: sonajeros, juguetes musicales, puzzles, juegos de formas, peluches, juegos de retos sensoriales y muchísimos más.

Socialización

El juego y el juguete son un excelente recurso para adquirir ciertos valores, actitudes o comportamientos que se consideran necesarios en cada cultura para una buena integración en la sociedad.

Pero a su vez, también son un recurso para aprender a relacionarse con más niños, para respetar reglas y turnos o para aprender a trabajar en equipo. De esta forma, los pequeños se irán preparando para la vida adulta y a su vez irán creando vínculos afectivos con sus compañeros mientras desarrollan su personalidad y aprenden a convivir con los demás.

Algunos de los juegos que promueven la socialización de los pequeños son: todos aquellos relacionados con el juego simbólico y el juego de imitación como cocinitas, profesiones, juegos de mamás y papás, juegos grupales de mesa o de exterior, juegos que fomentan hábitos y valores sociales y, en general, juegos que potencian el juego en grupo o por equipos.

Afectividad

Que un niño o niña se sienta querido es esencial para su bienestar y, por el mismo motivo, también es necesario que ellos sean capaces de mostrar afecto recíproco hacia otros.

Este amor hacia otros no sólo es hacia personas, también puede ser hacia animales y juguetes (sobre todo peluches y muñecos). Estos pueden despertar en los pequeños un sentimiento de afecto tan grande, que cuando se encuentran en una situación difícil o conflictiva sienten la necesidad de apegarse a ellos por el confort y la seguridad que les transmiten.

Con este tipo de juguetes los pequeños podrán ir aprendiendo a cuidarlos, protegerlos, expresarles sentimientos... y, de esta forma, aprender valores esenciales para relacionarse con los demás. Por lo tanto, algunos ejemplos de juguetes serían: muñecos bebé, todo tipo de peluches, muñecas, muñecos de personajes y similares.