• +569 65181303 /
  • contacto.agugu@gmail.com

Menu

Carro

El carro de compras está vacío. Puedes volver y comenzar a agregar productos.

Blog

Ambiente de estudio

2020-10-05 04:31:05 UTC

Ambiente de estudio

Contar con un espacio de estudio adecuado en casa es esencial tanto para niños, niñas y adolescentes. Tradicionalmente ha sido el lugar para que ambos puedan trabajar y estudiar cada día una vez ha terminada la jornada en la escuela o en el instituto. Pero, producto del confinamiento ha adquirido aún más relevancia al ser también el lugar en donde se realizan sus clases virtuales. Hoy en www.agugu.cl les brindaremos algunos consejos para ayudar a generar ese ambiente de estudio.

En primer lugar, al posibilitar un entorno de estudio y de aprendizaje en el hogar, los niños pueden aprender a investigar el mundo a través de un contexto familiar, a la vez que les brinda un modelo para el aprendizaje, las actitudes y el comportamiento. Para ello, es esencial crear un entorno de aprendizaje, y no solo un área específica donde poder estudiar cada día.

Para conseguirlo, es fundamental crear un ambiente de aprendizaje positivo, lo que puede ayudar a fomentar el aprendizaje activo entre los más pequeños de la casa y nuevas habilidades.

Algunos aspectos y factores a considerar a la hora de crear un ambiente de estudio en el hogar

Cuando creamos un entorno de estudio y aprendizaje en el hogar existen dos factores o elementos importantes que siempre debemos tener en cuenta: la edad que tenga nuestro/a hijo/a y sus propios intereses. La edad, por ejemplo, se convierte en un factor importantísimo. Mientras que, tener en consideración sus intereses, ayudará sobre todo cuando es la primera vez que los pequeños van a empezar a estudiar en casa.

La edad del niño

Es imprescindible tener en cuenta algo fundamental: lo que funcione para un niño pequeño podría no ser tan útil para un estudiante que vaya al instituto. Por tanto, es importante intentar ajustar al máximo el entorno de estudio y de aprendizaje dependiendo de cuál sea la edad del niño, para que pueda adaptarse mejor a sus necesidades educativas.

En los niños pequeños, es de mucha utilidad encontrar un entorno rico que fomente oportunidades, regido por reglas y para el juego estructurado. Es adecuado incluir una biblioteca de libros así como un área de juegos estructurada, puesto que es aconsejable incluso que el niño no vea esa área como una zona exclusiva donde solamente debe trabajar.

En el caso de los niños mayores, es posible que no necesitemos tantos juguetes con la finalidad de fomentar el aprendizaje. En estos casos podría tratarse simplemente de un rincón tranquilo de casa, donde colocar un escritorio, una silla cómoda (en lo posible ergonómica), y mucha iluminación. En la mayoría de las ocasiones, con estos tres elementos será suficiente.

Consejos para crear un ambiente de estudio y de aprendizaje en casa

Escoge un área de estudio y aprendizaje adecuado

Se trata evidentemente de uno de los primeros pasos a seguir a la hora de crear un entorno de estudio en casa. Es fundamental dedicar un espacio específico, pero esto no quiere decir que dicho entorno deba ser muy grande, o demasiado costoso. Al contrario, puede ser únicamente una habitación separada, o bien utilizar un escritorio o incluso el extremo de la mesa de comedor que no se utilice para comer.

No obstante, sí es recomendable tratar de encontrar una zona libre de distracciones y que disponga de la luz suficiente, con poco ruido y una temperatura agradable. Además, es adecuado encontrar un área específica donde sentarse cómodamente y distribuir mejor el trabajo.

No es adecuado utilizar un dormitorio como espacio de estudio. No solo hay muchas distracciones, sino que llevar el espacio a un espacio personal podría acabar convirtiendo una zona segura en un entorno más estresante.

Minimizar el desorden

Una vez hemos designado un espacio seguro para el estudio, debemos concentrarnos en acabar con todas las posibles distracciones. Por ejemplo, aunque es conveniente contar con algunos libros, sobre todo los relacionados con la tarea, demasiada cantidad o muchos juguetes podrían acabar abarrotando el espacio, creando una incómoda sensación de caos.

¿Lo mejor? Evidentemente, crear un entorno lo más ordenado posible. Además, es importante tratar siempre de ordenarlo cada día.

Accesible, cuyo espacio debe ser siempre funcional

Contar con un área de almacenamiento es imprescindible. Por ello, debemos considerar los muebles que permitan distintos usos, lo que ayudará a la hora de ahorrar espacio. Por ejemplo, un banco puede servir no solo como almacenamiento para libros, sino que el niño también podría sentarse en él.

También es fundamental que el espacio sea funcional, pudiendo crear -si es posible- distintos espacios de trabajo en función de la actividad que deba realizar el niño. Por ejemplo, podría ser útil separar un rincón más creativo para determinados proyectos de dibujo y / o arte, un escritorio exclusivo donde escribir y hacer la tarea, un lugar dedicado para las matemáticas y un área acogedora para leer tranquilamente.

Además, también debe ser motivador e inspirador. Para conseguirlo, podríamos proporcionar a ese espacio cierta personalidad del niño, dejándole que escoja sus propios colores y muebles.

La importancia de establecer rutinas diarias

Si establecemos rutinas diarias, el niño adquirirá el hábito regular de hacer sus deberes o tareas cada día. Una opción útil es reservar entre 20 a 25 minutos para leer o para hacer la tarea diariamente.

Una vez que el niño haya adquirido un ritmo, podemos empezar a observar -y comprender- cómo son sus interacciones: cuándo se enfada o enfurece, a partir de qué momento suele empezar a fatigarse mentalmente, cuándo tiene antojos de comida… Esto nos ayudará a la hora de adaptarnos mejor a sus propios métodos de estudio, y comprender sobre todo cuándo podría necesitar ayuda o un estímulo.