• +569 65181303 /
  • contacto.agugu@gmail.com

Menu

Carro

El carro de compras está vacío. Puedes volver y comenzar a agregar productos.

Blog

Adiós pañales

2021-01-31 19:55:18 UTC

Adiós pañales

En Agugú queremos hablar de uno de los desafíos más comunes que tenemos una vez que somos padres. ¿Cómo enseñar a nuestros hijos a dejar el pañal? Para ello los invitamos a conocer la experiencia de @mama_noexperta con su Leo, y además les entregaremos algunas recomendaciones.

Sin duda, la mayoría de los padres aprovechan el verano para enseñar a sus hijos a controlar los esfínteres, uno de los grandes hitos en el desarrollo de los más pequeños. ¿Por qué el verano es la época en que muchos padres se plantean que sus hijos dejen de usar pañal? El principal motivo para hacerlo se debe a que con el calor, los niños visten menos ropa y es más fácil cambiarlos, al mojarse y ensuciar.

El control de esfínteres es uno de los aprendizajes más importantes que deben hacer los pequeñitos. Es un proceso madurativo y personal que no se produce en todos los niños a la misma edad. Según los expertos se inicia hacia los 2 años y medio, considerándose un problema pasados los 5 años.

¡Unos niños controlan antes que otros!

Controlar los esfínteres dependerá de si el cuerpo del niño está preparado para ello, no de que le enseñen sus padres u otros adultos. Hay niños que, una vez decidimos que dejen el pañal, en pocos días su cuerpo ya tiene suficiente control para ir al baño al igual que los adultos, en cambio otros necesitan más tiempo en lograrlo.

¡Debemos intentar interpretar sus señales físicas cuando se hacen pis o caca y que ellos también lo hagan!

El niño deberá identificar las señales físicas que le indican la necesidad de ir al baño: algunos se mueven, se tocan sus genitales o nos comentan que tienen ganas de hacer pis o caca.

Les podemos relacionar estas señales físicas al ver un baño y saber que puede hacer pis y, por ejemplo, comentarle que intente hacerlo aunque no tenga ganas, ya que después será más difícil disponer de uno.

El aprendizaje que le transmitimos de día habrá que trasladarlo a la noche, lo que de entrada puede ser más complejo, requiriendo a veces continuar poniéndole el pañal.

Este aprendizaje requiere mucha implicación de los padres y/o personas a su cuidado, reforzándoles y demostrándoles que estamos contentos por sus logros, sin castigos ni amenazas si tardan en conseguir su control.

Sin más preámbulos, te contamos como lo logró @mama_noexperta

“Por mi parte hace casi un año mi Leo dejó los pañales y nos costó casi dos semanas, de pipí por todas partes, cambios de ropa, comprar calzones por docenas, y paciencia y ser muy constante...
No creo tener el secreto de sacarles, porque mi hija me empezó a avisar de un momento a otro, si me fui fijando en ciertas conductas de ella para ver como avanzábamos y no fuera tan terrible!

• EJEMPLO:
-Ella despertaba y tenía el pañal seco, por lo que en cuanto despertaba la sentaba en la pelela, y así empezó a hacer pipí en la mañana.
- Cada cierto rato (20 min) la sentaba, por si había pasado mucho rato sin nada de pipí.
-Cada vez que "se hacía pipi", le explicaba que ella estaba aprendiendo, y que ya iba a llegar el momento que me empezaría a avisar, le dejaba en claro que no era nada malo.
-Lo que más resultado nos dio , fue hacer un "cartel del pipi", dibujamos un pañal y una pelela, entonces cada vez que hacía en el pañal hacíamos una marca de igual manera con la pelela, cuando vio que la pelela estaba con más marca en el cártel, se entusiasmó y me empezó a avisar :)

Pero lejos la clave está en saber seguir las señales del niño, hacerlo a su ritmo, sin apresurarlo para que sea un proceso "agradable", ellos siempre son tu mejor señal”.

¿Y ustedes se animan a intentarlo con sus peques?